Imprime la Receta

miércoles, 2 de abril de 2014

Ensalada de pasta

Un plato muy fácil de hacer, rápido y con buen resultado.
Un primero ideal, económico, sobre todo si no quieres recargar mucho la comida. Detrás puedes cocinar una carne o un pescado de segundo, ya que el primero no es excesivamente calórico, aunque si llena bastante igual que todas las pastas.
Ingredientes:
- Unos 150 gramos de macarrones.
- Aceite de oliva.
- Cebolla.
- Pimiento verde y rojo.
- Tomates frescos.
- Atún.
- Huevo cocido.
- Zanahoria en tiras.
-Sal.
-Vinagre.
- Maíz.

Preparación de la receta:

Cocemos los macarrones en una olla con agua y un poco de sal durante diez minutos.
Con unos 150 gramos saldrá una buena ensalada para al menos cuatro personas.
Cuando estén tiernos, los apartamos, escurrimos y dejamos enfriar.
Una vez fríos si hay algunos macarrones que estén pegados procuramos separarlos unos de otros sin romperlos.
Para aliñarlos, ponemos los macarrones en una fuente honda, le picamos cebolla pequeñita, el pimiento verde y rojo también pequeño y el tomate a trozos como si fuese para una ensalada.


Añadimos también zanahoria en tiras, el maíz escurrido y el huevo duro troceado. Reservamos una yema para después decorar.
Abrimos la lata de atún (se puede sustituir por caballa u otra conserva que nos guste) y con un tenedor removemos el atún en la misma lata antes de añadirlo a las patatas con el aceite y todo.


Rectificamos de sal, añadimos aceite generosamente, siempre de oliva, un poco de vinagre y removemos hasta dejar a nuestro gusto como cualquier otra ensalada.

Si lo deseamos podemos añadir a la ensalada jamón de york o pavo troceado y queso manchego cortado a taquitos pequeños. Depende de lo ligh que queramos la ensalada. Evidentemente con estos añadidos estará más sabrosa.
Una vez terminada, conviene dejar la ensalada reposar unas cuantas horas en el frío, para que vayan cogiendo el aliño y después un rato antes de servir rectificamos lo que sea necesario. 
Antes de comerla la servimos en una fuente y usamos la yema del huevo que reservamos antes para decorar. Con los dedos la trituramos y la esparcimos por encima de la ensalada.
Se sirve fresquita. Es un plato que nos llenará bastante y no es demasiado calórico.


Si no vamos a consumir toda la ensalada en la misma comida, no es conveniente añadir el tomate, porque para el día siguiente puede ponerse agrio y estropear la ensalada.
Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o comentario estaré encantada de leerlo.
Tiempo de elaboración: bajo.
Dificultad: baja.