Imprime la Receta

miércoles, 19 de julio de 2017

Pimientos Verdes Fritos

Una receta muy sencilla, fácil de elaborar y si estamos 

en temporada no será muy cara.

El pimiento una de las hortalizas propias de nuestra 

huerta, muy utilizada en nuestra cocina en muchos 

platos.

 Al freírlos tienen un mayor aporte calórico, pero 

tampoco nada excesivo. Podemos escurrirlos

del aceite una vez terminados.

Una vez fritos los guardamos en la nevera y fríos están

deliciosos.

Hace muchos años solo teníamos pimientos cuando era 

su tiempo, cuando las plantas los 

producían. Ahora tenemos pimiento en todas las 

estaciones, pero sin duda el más sabroso es el 

que se recolecta en su época natural.

Admiten ser usados en una gran variedad  de platos.

Ingredientes:

- Pimientos fritos de buena calidad.

- Aceite de oliva.

- Sal.

Preparación de la receta:
Lavar bien los pimientos.
Abrimos el pimiento por la mitad sin llegar a romperlo

del todo, empezando por abajo hacia la parte donde 

está el rabo, pero dejándolo pegado en esa zona, es 

decir sin cortar. Para que queden como un libro.

Añadimos sal por fuera y por dentro, pero con 

moderación.

Dejamos escurrir el exceso de agua para que 

no salpiquen luego en la sartén al freírlos.

Ponemos aceite de oliva en una sartén y añadimos los

pimientos.
Los dejamos hacer a fuego lento para que se hagan poco

a poco.

Con una pinza y mucho cuidado de no romperlos, le 

vamos dando la vuelta para que se frían bien.

Hay que tener paciencia hasta que se hagan, se queden

tiernos y jugosos sin que lleguemos a quemarlos.

Yo suelo hacerlos tapando la sartén con una tapadera,

para evitar que salpiquen, y para que se pongan tiernos

con el vapor.
Cuando estén hechos los colocamos en una fuente. 

Podemos hacerlo con el mismo aceite de freír por 

encima, o escurriéndolos si deseamos hacerlos más light.

Y ya está. Resultarán deliciosos.

Podemos comerlos con un bocadito de pan, en un 

bocadillo completo, añadirlos a la tortilla de 

patatas, como guarnición de cualquier carne…

Como complemento a un plato variado por ejemplo de

lomo a la plancha, huevo frito y pimientos fritos.

Por aquí por mi pueblo, es muy habitual comerlo en un

bocadillo que llamamos Serranito, y que lleva la base de

filetes de lomo o pollo a la plancha, una loncha de 

jamón o beicon, tomate en rodajas y el famoso pimiento

verde frito.

Como los uses ya dependerá de tu gusto y de las calorías

que quieras consumir.

Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda 

comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: bajo.

Dificultad: baja.


SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡

FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE +

jueves, 29 de junio de 2017

Pate a la Naranja en Thermomix

Un plato muy fácil de hacer, rápido y con buen 

resultado.

Sano y de sabor exquisito. Mucho mejor que los 

comprados.

De textura fina y sabor suave. Delicioso contraste con el

sabor ácido de la naranja de mi pueblo, Palma del Río.

Ideal para cuando tengamos invitados.  Muy bonita 

presencia. Un entrante muy rico con unas tostaditas.

Ingredientes:

- 6 hojas de gelatina neutra.

- 250 gr. de mantequilla sin sal.

- 200 gr. de zumo natural de naranja.

- 2 dientes de ajo.

-2 cebollas.

-1 hoja de laurel.

-1 pizca de tomillo.

-Sal.

-200 gr. de vino blanco.

-20 gr. de vino moscatel.

- Una pizca de pimienta.

-500 gr. de higaditos de pollo.

-1 naranja para decorar.

Preparación de la receta:


Preparamos un molde con capacidad para 1 litro. 

Forramos con papel de aluminio.

Hacemos la gelatina de naranja:

Ponemos en remojo con agua fría las hojas de gelatina.

Echamos al vaso el zumo de naranja. 3 minutos, 100 Cº, 

velocidad 1.


Añadimos la gelatina escurrida. 1 minuto, velocidad 3.

Dejamos templar y echamos sobre el molde. Metemos en

 la nevera para que se ponga sólido.


Hacemos el pate:

Sin lavar el vaso ponemos los dientes de ajo y las 

cebollas. 10 segundos, velocidad 6.

Bajamos los restos.

Añadimos 50 gr. de mantequilla, el tomillo, y la hoja de

laurel. 5 minutos, 100 Cº, velocidad 1.

Incorporamos los higaditos limpios, sal, pimienta y vino

blanco. 8 minutos, 100 Cº, velocidad 1.


Colamos con el cestillo y tiramos el líquido apretando

 bien la mezcla. Retiramos el laurel.

Añadimos el resto de la mantequilla, sal, pimienta y 

vino dulce. 1 minuto, velocidad progresiva 5/10.

Bajamos los restos y 10 segundos, velocidad 3.

Cuando este templado, echamos en el molde sobre la 


gelatina que ha de estar dura. Si no es así, la metemos 

cinco minutos en el congelador.

Alisamos bien para que no queden grumos.

Metemos en el frigo hasta que cuaje. Al menos doce 

horas.

Al desmoldar, le daremos la vuelta y dejaremos la 

gelatina arriba. Decoramos con rodajas finas de 

naranja.



Espero os resulte útil. Si tenéis alguna duda o 

comentario estaré encantada de leerlo.

Tiempo de elaboración: bajo.

Dificultad: baja.



SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡


       FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE 


jueves, 8 de junio de 2017

Chuletas de Cerdo a la Milanesa

Una forma muy agradable de comer la chuleta de cerdo. 

Pero no debemos olvidar que no es la más sana o menos

 calórica.

Al hecho de que estamos comiendo cerdo, le añadimos el

 rebozado de la harina, el pan rallado y el huevo, por lo

 que el resultado es un plato para un capricho de vez en

 cuando, pero no muy a menudo.

La típica chuleta a la milanesa tiene hueso, pero 

también podemos utilizar filetes de ternera, cerdo,

 pollo o pavo.

Según los entendidos la mejor carne para esta receta 

sería la chuleta de ternera, pero nosotros la vamos a

 hacer con la de cerdo.

Para que la chuleta nos quede muy sabrosa, preparamos

 la pasta para empanar mezclando dos partes de pan 

rallado y una de queso parmesano rallado.

Servimos con guarnición de ensalada, tomates enteros a

 gajos, hierbas aromáticas…

Yo en este caso utilicé una guarnición de arroz.

Y un último truco: si en la mantequilla de freír la carne 

doramos al mismo tiempo un diente de ajo, las chuletas

 tendrán un sabor delicioso.

Ingredientes:

-4 chuletas de cerdo.

- 100 gramos de mantequilla.

- Sal.

- Pimienta opcional.

- Pan rallado.

- Harina.

- 2 Huevos.

- Queso parmesano.

-Un diente de ajo opcional.

Preparación de la receta:

Pedimos al carnicero que nos corte las chuletas de cerdo

 del grueso deseado, según nos guste la carne más o 

menos hecha.
Aplanar ligeramente las chuletas si es necesario y hacer

 unos cortes en los bordes para que no se plieguen

 mientras las freímos.

Espolvorearlas con sal y enharinar. Sacudir ligeramente

 la carne para eliminar el exceso de harina.
Batimos los huevos. En este punto seria el momento de

 añadir la pimienta a los huevos si vamos a usarla.
Metemos las chuletas ya enharinadas en el huevo de una

 en una. Sacamos y dejamos escurrir.
Las pasamos por el pan rallado al que habremos añadido

 una parte de queso parmesano si es de nuestro gusto. 

Presionamos las chuletas  con las manos para que el pan

 se pegue bien a la carne.

Ponemos en una sartén al fuego la mantequilla. Si 

deseamos usar el truco del ajo para darles más sabor,

 este es el momento de añadirlo.

 Dejamos que se derrita la mantequilla, añadimos las 

chuletas y dejamos que se doren a fuego moderado.

Cuando estén doradas por un lado, le damos la vuelta 

teniendo cuidado de no romper ni la carne ni el 

empanado.

Cuando estén listas las servimos en una fuente con la 

guarnición elegida y si lo deseamos rociadas con la 

mantequilla de su cocción.

El resultado un plato muy apetecible.
Espero os haya resultado útil. Cualquier duda 

preguntad.

Tiempo de elaboración: bajo.

Dificultad: baja.

SI TE HA GUSTADO COMPÁRTELO¡¡¡


       FACEBOOK        TWITTER       GOOGLE